Carrito

No hay productos en el carrito.

Detenidos

Este producto no está disponible porque no quedan existencias.

30 páginas
ISBN: 978-84-122110-5-4
Diseño: Tres Tipos Gráficos
Colección:
Serie: Proyectos

Detenidos es un proyecto que reúne códigos visuales de la pintura y la fotografía. Carla Cañellas retrata a una serie de personas a quienes les afectó la crisis económica de 2008. Para ello empleó el modelo instaurado en la fotografía de identificación policial por Bertillón en el SXIX, en un lugar intermedio entre la imagen fotográfica y el óleo. El proyecto incluye una ficha de taller, para poder poner en práctica las preguntas que se hace la autora y que vinculan aspectos identitarios, económicos, biográficos, los discursos asociados a los modelos económicos en las sociedades contemporáneas.
El libro, que formalemente reúne connotaciones de prensa escrita y prueba policial, es obra de Alberto Salván del estudio Tres Tipos Gráficos.

Más información

Detenidos es un proyecto artístico y educativo, abierto y participativo, que  se centra en la incidencia del lenguaje institucional y mediático en la conformación de nuestras creencias e identidad.  El trabajo se inició en el marco de la crisis económica.
Una primera serie establece analogías entre la situación de paro, y las consecuencias que se derivan de ello, con aspectos propios de la privación de libertad personal, origen del nombre del proyecto. Partiendo de la reflexión sobre los cambios sociales acontecidos a causa de la situación de precariedad en España y, más allá, de los aspectos externos evidentes que transforman nuestro entramado social, consideré interesante reflexionar sobre el estatus del ciudadano en su cotidianidad e intimidad, en relación con la lacra del desempleo.
En esta coyuntura, los medios de comunicación tienen un papel decisivo, no sólo con la palabra, sino con toda la información que recibimos en forma de imágenes a través de los diferentes canales tradicionales o tecnológicos y que apenas tenemos tiempo de digerir. Nos encontramos inmersos en una avalancha de contenidos de diferentes lenguajes, muchas veces, de dudosa procedencia y transparencia en su intencionalidad.
En el ámbito de la crisis, estos factores han tenido gran relevancia, creando un estado de opinión de escasez que, a parte de las carencias materiales, nos ha llevado a creer que merecemos menos de lo que tenemos, que no existen otras opciones a las que podemos aspirar. Nuestra capacidad de proyección hacia el futuro está minada por mensajes de precariedad. Hemos asimilado frases hechas, lugares comunes y coletillas que van desde el “cómo está la cosa”, o “con la que está cayendo”al “imposible”. Esta negación de nuestras posibilidades, una sumisión social impuesta y aceptada, es una de las consecuencias de acomodar  nuestro pensamiento al “mensaje oficial”.La cifra de parados al alza,  que ahora ligeramente  comienza a bajar a costa del aumento de la precariedad laboral, tanto en contratos como en sueldos, está sometida, a mi juicio a un estatus análogo al que genera la detención policial. Más allá de la metáfora, según la Real Academia Española de la Lengua, la detención es la privación provisional de la libertad, ordenada por una autoridad competente.
¿Acaso la anulación del derecho al trabajo no supone la privación de un derecho esencial? La carencia de autonomía conduce al estatismo, así como al encarcelamiento emocional, físico e intelectual. Tanto los organismos públicos implicados, como las agencias privadas con actividades vinculadas a la búsqueda del empleo, proponen a la persona en paro ofertas para su inserción en el mercado laboral, previa inscripción en un sistema de clasificación. Sistema que comprende, además del perfil profesional en el que se ha formado, otros ajenos a él. En la mayoría de casos, los pocos puestos ofrecidos se vinculan a tareas distintas al conocimiento y formación de los profesionales especializados, con menores requerimientos académicos de los que posee el demandante, y acarreando una retribución económica inferior. No obstante, la necesidad que genera la recesión, obliga al candidato a aceptar estos puestos en las antípodas de su identidad y expectativas. Una alienación forzosa que, en muchos casos, tampoco garantiza el acceso a la actividad laboral. Resulta indiscutible la obligación de modificar los perfiles profesionales de los parados, suplantando, y censurando en algunos casos su verdadera identidad profesional mediante currículos paralelos, identidades superpuestas  que redundan en el estado de detención.
Esta modificación gradual y constante se va asentando, silenciosamente, en la conciencia del individuo, transformando poco a poco sus creencias creencias sobre sí mismo.El problema ya no es simplemente la falta de recursos materiales. El peligro primordial es ese virus maligno inoculado en nuestras mentes a base de que repitamos internamente el mensaje de precariedad, pronunciado, constantemente, en múltiples escenarios. Un conformismo de la mediocridad que, poco a poco, se instala en nuestro discurrir creando una distorsión de la autorrepresentación.

 

Más sobre el autor

http://www.carlacanyellas.com/

 

 

【AIRY_TV_05】Carla Cañellas /Spain, 2019 Oct-Dec

【AIRY_TV_05】Carla Cañellas /Spain, 2019 Oct-Decinterview & edit by Olly Thwaite

Geplaatst door Artist In Residence Yamanashi / gallery AIRY op Maandag 14 oktober 2019

 

 

También puede interesarte...

También te recomendamos…

Esther Pita

16,00

Carlos Canal, Rosa S. Ramiro

28,00

Carlos Canal, Jorge Fernández Bazaga

Desde: 20,00

Jorge Fernández Bazaga

Desde: 20,00

Introduce tu correo para ver un fragmento Creative Commons

Al acceder al contenido CC te estás suscribiendo a nuestra newsletter. No te preocupes, no vamos a mandarte spam, solo te informaremos de nuestras futuras publicaciones. Siempre puedes darte de baja de nuestra newsletter enviando un correo al responsable del tratamiento de tus datos en editorial@lamiradacreadora.com